Inicio

Encuestas

Que le parece el nuevo aspecto de nuestro Site?
 

Enlaces

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy2460
mod_vvisit_counterAyer4875
mod_vvisit_counterEsta Semana14246
mod_vvisit_counterSemana Pasada25312
mod_vvisit_counterEste Mes70093
mod_vvisit_counterMes Pasado108822
mod_vvisit_counterTotal10308907

We have: guests, bots online
Tu IP: 54.145.198.123
 , 
Hoy: Mar 24, 2017

Noticias

PDF Imprimir Correo

“El aporte de la mujer a la sociedad va más allá del empleo remunerado”

Prensa Fundacite Falcón

Durante el conversatorio sobre la “Incidencia de la mujer falconiana en la construcción colectiva del poder popular”, la doctora Rosalba Gómez Martínez, presidenta de Fundacite Falcón, expresó que el aporte de la mujer a la sociedad va más allá del empleo remunerado.


Gómez precisó que esto nos lleva a reflexionar sobre lo que se considera el trabajo productivo, partiendo que desde la óptica mercantilista se entiende por toda labor que exclusivamente es remunerada. Refiere que los indicadores macroeconómicos reflejan solo aquellos trabajos que generan o movilizan dinero alrededor de éste, pero el esfuerzo no remunerado y voluntario, es el que sostiene la sociedad.

Esta actividad se llevó a cabo en el auditorio “María Mercedes Colina”, del Ejecutivo Regional, en el marco de la programación organizada para celebrar el mes de la mujer, organizado por la Secretaría de Participación Social de la Gobernación del Estado Falcón, conjuntamente con  la Autoridad Única Regional para Asuntos de la Mujer, Mónica Berrios.

En la apertura, el secretario de Participación Popular, Juan Pablo Albornoz, destacó que más del 70% por ciento de las personas que dan vida al trabajo comunal son mujeres, es decir, “las mujeres cumplen un rol importante respecto al trabajo voluntario que reclaman las nuevas bases del poder popular”.

La punta del iceberg

A lo largo de su intervención, Rosalba Gómez citó a expertos como María Mies, quien en su obra “Nuevos conceptos feministas para una sociedad sustentable”, expone que lo que nosotros medimos es apenas la punta del iceberg, la sociedad se mantiene gracias al trabajo y la contribución desinteresada de un número extraordinario de mujeres, artesanos y personas que operan muchas veces fuera del sistema formal de empleo. Lo hacen de manera no remunerada y contribuyen al mantenimiento de la sociedad, en particular las mujeres dedicadas al quehacer del hogar, incluso fuera de casa, aportan al mantenimiento y cuido de la familia, del hogar, de los niños, de ancianos, con lo cual sientan las bases para la construcción de la sociedad y la convivencia. En esos espacios aprendemos los valores de la convivencia, la tolerancia, la cooperación, del amor y el afecto, que son las bases que cohesionan a la sociedad y permiten creer en un nuevo modelo de social y de producción colectiva que vaya en beneficio de la mayoría y no solamente pensando en la visión individual.
 
Gómez exhortó a recuperar el concepto de trabajo productivo, cuya interpretación tradicional es una visión reduccionista, muy economisista de lo que significa la importancia del trabajo como tal, el cual debe ser asumido y aceptado como cualquier actividad que es capaz de generar y mantener la vida en el entendido que ésta surge a partir de nuestra interacción con la naturaleza, con el ambiente, con los otros y no con el dinero.
 
La suposición que hasta ahora existe es que el trabajo es sólo sinómino de empleo remunerado debe cambiar y podrá pasar una vez que este esfuerzo no remunerado sea incluido y valorado en la teoría económica y en la práctica y haya dejado de ser considerado  como algo subterráneo, colonizado, invisible y vergonzoso, que esté por fuera de la corriente  principal de la economía, hay que hacerlo visible.
 
De acuerdo a los argumentos expuestos por ambientalistas, tenemos que empezar a reconocer y visibilizar, no tasando en términos monetarios el trabajo y la contribución de la gente, sino asumir las cosas que no podemos valorar más allá del dinero como la calidad del agua, el aire que respiramos y la tierra que sembramos; es decir, valores ambientales no tasados monetariamente y que le da sostén a toda la sociedad. El reto está en invertir esa relación y hacer visible lo que efectivamente es el centro y el corazón de la sociedad basado en principios de cooperación, voluntad y solidaridad que es lo que realmente hace que la sociedad exista.

 

Raúl Pérez Mencías
CNP 8974
Miércoles, 1º de abril de 2009

Última actualización en Martes, 31 de Marzo de 2009 11:45