Inicio

Encuestas

Que le parece el nuevo aspecto de nuestro Site?
 

Enlaces

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy1780
mod_vvisit_counterAyer4875
mod_vvisit_counterEsta Semana13566
mod_vvisit_counterSemana Pasada25312
mod_vvisit_counterEste Mes69413
mod_vvisit_counterMes Pasado108822
mod_vvisit_counterTotal10308227

We have: guests, bots online
Tu IP: 54.166.24.181
 , 
Hoy: Mar 24, 2017

Noticias

PDF Imprimir Correo
En la serranía falconiana, específicamente entre los municipios Bolívar y Petit, más de cien productores agrupados en la Asociación de Pequeños Productores Caficultores de Zaragoza (PECAZA), adelantan los pasos que les permitirá alcanzar en los próximos meses la certificación internacional del café azul serrano de San Luis, uno de los propósitos que persigue la Red de Innovación Productiva del Café (RIP del café).


Los caficultores, quienes en su mayoría dominan la técnica de la producción de abono orgánico sobre la base de la pulpa del café, cuentan con el apoyo y asesoría del Ministerio de Ciencia y Tecnología, a través de la Fundación Para el Desarrollo de la Ciencia y la Tecnología del Estado Falcón, Fundacite Falcón, que tiene como objetivo promover el desarrollo e innovación con enfoque de sustentabilidad para el mejoramiento de la productividad en la actividad cafetalera, como alternativa de crecimiento económico, conservación del ambiente y reducción de los índices de pobreza.

A la par de buscar la certificación, se aspira la Denominación de Origen “Café Azul de la Sierra de San Luis”. Una denominación de origen es un mecanismo de protección del nombre de un producto, cuya calidad es dada por características propias de la zona geográfica donde se produce; en el caso de Venezuela, es otorgada por el Servicio Autónomo de Propiedad Intelectual, SAPI, adscrito al Ministerio de Industrias Ligeras y Comercio (MILCO), y tiene jurisdicción en los países de la Comunidad Andina de Naciones.


Productores orgánicos
Los productores del café en la serranía falconiana, específicamente quienes integran la Asociación de Productores Orgánicos de la Sierra de San Luis (APROSSAN), organización que agrupa a los caficultores que trabajan sus unidades de producción (parcelas) bajo el estatus orgánico/ecológico, conscientes de la importancia que representa el manejo de los cultivos en condiciones apropiadas, adquieren los conocimientos mediante actividades formativas.

El ingeniero Julio César Bolívar, asesor de la  RIP del café, explica que la labor que se emprende en la zona implica el mejoramiento tecnológico del procesamiento del café y el desarrollo de sistemas ecológicos agroforestales hacia la búsqueda de la certificación orgánica internacional.

La consolidación de la RIP del Café Azul, permitirá obtener la certificación orgánica más allá de nuestras fronteras para su explotación comercial dentro y fuera del país.
La presidenta de PECAZA, Carmen Yaneth González, expresa que la producción del café de manera orgánica y tradicional, ha formado parte del proceso productivo, en donde cada productor cuenta con viveros individuales, cuya labor mancomunada implica velar por el manejo de cada sembradío y su posterior replantación, con los diversos tipos de variedades de café: caturra, criollo y catuaí.
Desde que el Ministerio de Ciencia y Tecnología aprobó el perfil  la RIP del Café, los productores cafetaleros retomaron las labores de cultivo mediante una propuesta para asistencia técnica en materia de capacitación y manejo de suelo.
La RIP del Café, tiene entre sus objetivos mejorar y diversificar la producción, propiciar la asociatividad, alcanzar la transferencia tecnológica, sensibilizar y capacitar técnica y empresarialmente e incrementar la capacidad de gestión de los productores, con el aporte del Ministerio de Ciencia y Tecnología, Fundacite Falcón, Fonacit, Aprossan, Universidad Francisco de Miranda y el gobierno regional.
Entretanto, se ejecutan los trabajos de reacondicionamiento de la Central de Beneficio Satélite de PECAZA en Zaragoza, en cuyo espacio, ubicado en el sector Miruco, se instaló una planta procesadora que incluye lavado y secado del producto, lo que permitirá  en un futuro cercano instalar definitivamente la Planta Torrefactora del Café Serrano.


Café azul

Según aparece en la obra “Atlas y Geografía de Venezuela”, el cultivo del café en Falcón fue registrado por el geógrafo Agustín Codazzi en 1841 cuando reportó a la Provincia de Coro como exportadora del grano procedente  de los Cantones de Coro, San Luis y Costa Arriba, resultado de una nueva frontera agrícola que se abrió en la post-independencia. Las casas exportadoras corianas crearon en el mercado de Nueva York y Europa un espacio para que fuera conocido el café azul de la serranía coriana.
El café de Falcón, Barquisimeto y Trujillo, junto a las pieles de chivo y el divide formaron parte de la trilogía de productos de exportación que dieron vida económica a lo largo de los siglos XIX y XX en Venezuela, ocupando el segundo lugar como productor de “café suave”, denominado de esa manera por su menor contenido de cafeína.
La inscripción de café azul, está signado por ese color verde azulado que suele presentar el grano que nace en tierras serranas.

“Negrito”, con leche o marrón
 
El vocablo café se deriva del árabe “kahwah” (cauá), llegando a nosotros a través del vocablo turco “kahweh” (cavé), con distintas acepciones, según los idiomas, pero conservando su raíz.
Se trata de un arbusto siempre verde originario de Etiopía. Es sin duda hoy uno de los vegetales más conocidos en el mundo entero. Una versión dice que el cafeto o café fue descubierto casualmente por un pastor al ver que sus cabras, que habían comido el fruto de esta planta, se ponían nerviosas e intranquilas. Otra versión, en cambio, afirma que el café lo descubrieron unos monjes que lo utilizaban para proporcionarse insomnio en sus horas de oración nocturna. Sea como fuere, el caso es que se conocen unas 30 especies de café.
Aunque fue introducido a los mercados europeos del sur por los comerciantes árabes, a fines de la Edad Media, el café no fue ampliamente conocido en Europa sino hasta que las rutas marítimas hacia el Oriente fueron abiertas por los navegantes holandeses e ingleses en el siglo XVII. Gran cantidad de cafés, los cuales en muchos casos estaban destinados a volverse centros renombrados de actividad social, literaria y política, se establecieron en Inglaterra, Holanda y otros lugares del norte de Europa, más o menos hacia 1650 y posteriormente en las colonias americanas.

Raúl Pérez Mencías
CNP 8974

 
Última actualización en Lunes, 19 de Septiembre de 2005 03:45